La Posada

posada

La Llosa refleja un nuevo concepto de alojamiento en donde cada pequeño detalle adquiere la máxima importancia. Tras una cuidada restauración y después de varios años de un esmerado trabajo, Rafa y María han recuperado en este viejo casón centenario una antigua tradición… Dicen en el pueblo que en el alto de Somo siempre hubo posada y casa de comidas para el viajero… Aún hoy , aquí se duerme como antiguamente.

Originalmente, la casa fue una fonda en el camino y la tienduca del pueblo. La posada conserva la piedra de sus muros. Las grandes vigas y los suelos de barro… En la Llosa todo nos recuerda la sencillez y el sosiego de antaño.